Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad y seguridad de la página web y obtener datos estadí­sticos de la navegación de los usuarios. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o continúe navegando. Más información en Política de Cookies.
Miércoles - 24.Abril.2024

Erika Castro y Pablo Sexto

Nuestro primer contacto con ACASA fue un asesoramiento sobre la compra de un piso en el que su consejo experto nos permitió saber que no conseguiríamos lo que queríamos de aquella vivienda. Este primer contacto nos dejó claro que estábamos ante un profesional que antepondría los intereses de sus clientes a un posible beneficio. Meses después, cuando pudimos ejecutar la operación que buscábamos, pensamos inmediatamente en ellos para hacer la reforma. La primera reunión de ideas y presupuesto nos sirvió para estar seguros de que estábamos tomando una buena decisión.

Todo lo que vino después nos lo confirmó por encima de lo que podíamos esperar. Volveríamos a encargar a Javier un nuevo proyecto sin dudarlo un segundo y recomendamos a cualquiera que al menos dedique unos minutos a conocer los trabajos de ACASA. Dentro de todo el estrés que rodea a una reforma -especialmente en una vivienda antigua donde las sorpresas eran esperables- el proceso ha sido fluido y hasta hemos podido disfrutar de una experiencia que muchos conocidos recuerdan como un trauma.

Cada vez que surgía un imprevisto, vino acompañado de una solución que minimizó su gravedad. Hoy, a todos ellos, les decimos que, en el futuro, les pasamos el contacto de ACASA. Javier ha estado pendiente en todo momento del proceso de la obra, el trato ha sido impecable y nos hemos sentido escuchados, asesorados y respaldados. Mantiene una comunicación fluida en la que verdaderamente sientes que tu proyecto es la prioridad para ellos. Y no duda en decirte cuando lo que tienes en mente no es la mejor de las opciones. Además de la calidad humana, el grupo de profesionales en los distintos campos de los que se rodea ejecutan el proyecto con agilidad, meticulosidad y una atención al detalle y los acabados que ha estado por encima de nuestras expectativas. Terminamos el proceso de la reforma encantados con el resultado y nos llevamos al final un profesional con el que sabemos que siempre podremos contar y al que ya consideramos un amigo.